Blog

Atrévete a respirar

¡Atrévete a respirar!

El hecho de respirar lo consideras como una acción natural que sucede día con día, segundo a segundo; pero realmente eres consciente de la manera en que respiras? De el aire que entra o sale de tus fosas nasales? La temperatura con la que entra el aire o sale? Estoy seguro que en estos momentos estas tratando de identificar estos puntos cierto?

Dentro de las amplias técnicas que existen en el Yoga, existe una práctica relacionada única y exclusivamente hacia la respiración llamada Pranayama que se refiere hacia el control de la respiración y el control de la energía vital (prana), dentro de la perspectiva tántrica se refiere a la redirección de esta energía vital (prana). Dentro del Pranayama o control de la respiración existen diferentes técnicas con niveles de complejidad muy distintos.

No todas las técnicas de pranayama se pueden practicar en cualquier momento ya que pueden llegar a alterar el sistema nervioso y por alterar no me refiero a dañarlo si no a generar un cambio, ya sea que puede activarte y darte ese impulso de energía o simplemente generar un estado de relajación óptimo, de igual manera dependiendo de su complejidad no pueden ser enseñados por alguien que no esté realmente capacitado ya que pueden dañar considerablemente el diafragma (músculo ancho situado entre las cavidades pectoral y abdominal y que tiene un importante papel en la respiración). Algunas de estas técnicas se les consideran ejercicios hipopresivos (conjunto de ejercicios posturales y de respiración que tonifican los músculos relacionados con la respiración) que son usados en deportes como la apnea y el buceo para un mejor control del oxígeno. 

Un ejercicio con el cual puedes comenzar es llamado Respiración igualada o “sama vritti”, consiste en generar el mismo tiempo de inhalación, exhalación y retención del aire, de que manera?. Tómate dos minutos para realizar este ejercicio, en una posición sentado con la espalda completamente recta relaja tu respiración y tus hombros, toma una inhalación profunda y exhala, vas a contar 4 tiempos en tu próxima inhalación, retén ese aire por 4 tiempos, exhala en los mismos 4 tiempos y retén de nueva cuenta en 4 tiempos. Este ejercicio te traerá calma inmediatamente! Dejarás de estar nervioso o ansioso en menos de dos minutos. Atrévete a respirar!

Ver más

Aprende a conocerte mejor

Aprende a conocerte mejor

Suponemos que sabemos perfectamente como es que responde el cuerpo y la mente ante las situaciones, cuando realmente lo que sabemos es de como es que el cuerpo y la mente “reaccionan”, esto se debe a que estamos funcionando a través de la memoria que de una manera inmediata desencadena la reacción, en vez de usar la inteligencia que nos lleva hacia el uso de la respuesta.

Dentro de la filosofía del Yoga se fomenta el autoconocimiento (Svadhyaya); es aprender de las respuestas ante las adversidades, que es nuestra vida diaria, cuantas veces te has expuesto a situaciones que realmente no son de tu agrado y al enfrentarlas haces las cosas sin pensar, reaccionas ante las situaciones, esto se debe a que actúas con la memoria, ya que la memoria es el instinto de tu mente que se genera en automático y sin control, en cambio cuando se genera la respuesta a través de la inteligencia, eres capaz de sobrellevar cada situación siendo consciente de lo que conlleva y lo que puede generar esta misma.

Cuando haces una práctica de Yoga, el instructor siempre tratará de llevarte de una manera segura haciendo siempre hincapié en el hecho de escuchar a tu cuerpo siempre, de aprender a respetar el límite que pone el cuerpo para evitar lastimarte, ya que cuando haces movimientos de una manera inconsciente los músculos generan una reacción dolorosa cuando se estiran demás llamado reflejo miotático que es uno de los mecanismos de defensa que tiene el cuerpo cuando es sometido a elongaciones excesivas y genera una contracción muscular para evitar que se elongue mas y haya una ruptura de las miofibrillas; cuando eres capaz de reconocer en tu cuerpo estos límites este efecto cada vez se hace menos presente porque haz creado consciencia de los rangos de movimiento de todo tu cuerpo y esto te permitirá realmente poder disfrutar de tu práctica de Yoga. 

A esto se le considera como autoconocimiento en la cuestión física que es por donde todo practicante de yoga comenzamos, con comenzar a entender como funciona nuestro cuerpo cuando es sometido a situaciones de estímulos externos que en estos casos con las posturas que algunas veces no suelen ser cómodas simplemente porque no estamos acostumbrados a ellas; a su vez se comeinza a relacionar el hecho de conocer tu cuerpo con el hecho de conocer las respuestas de la mente a las situaciones, comienza la etapa de dejar a un lado la reacción y dar la bienvenida a la “respuesta” a través del uso de tu inteligencia.

Ver más

¡A soltar los músculos!

¡A soltar los músculos!

Te has dado cuenta la tensión que generas al sostener tu celular, al manejar o inclusive al generar tus actividades cotidianas?

Claro! Es una tensión que se genera inconscientemente ya que sin esta no podrías generar ningún movimiento o actividad; pero aun así hay veces que se genera esta tensión en exceso, al momento en que manejas suelen suceder situaciones que no están en tus manos controlarlas, por lo que las reacciones involuntarias suceden instantáneamente, como apretar el volante con las manos de una manera excesiva, apretar la mandíbula, la tensión en los hombros y el cuello, o simplemente en tu trabajo al momento de agarrar el teléfono o tener el mouse en tu mano. Es tensión que se genera inconscientemente y al no poder soltarla el estrés comienza a surgir no solamente físicamente si no emocionalmente, el estado de ánimo puede empeorar con el simple hecho de cambiar tu postura.

Al comenzar a practicar Yoga se genera la propiocepción de la cual ya había hablado anteriormente, puedes comenzar a reconocer en donde se concentra esta tensión, la lengua, los ojos, tus hombros, los músculos de la cara y el cuello etc. Al comenzar a generar la respiración consciente instantáneamente los músculos comienzan a relajarse de manera gradual, esto es debido a que la exhalación evita que el reflejo miótatico se genere (movimiento que se genera en los músculos para protegerse ante una elongación excesiva). 

Probablemente esta relajación no suceda en tu primera clase de Yoga, ya que las elongaciones son graduales, asi que no desesperes la relajación muscular llegará a su debido tiempo, asi que a trabajar con esa paciencia ya que incrementarás la capacidad de elongación de tus músculos involuntariamente, en pocas palabras, atrévete a soltar esos músculos y te aseguro que además de los músculos lograrás soltar emociones que se almacenan en ciertas partes de tu cuerpo, un tema que trataremos la próxima semana.

Ver más