Blog

El eterno estudiante

      El día de ayer uno de mis alumnos me preguntó si yo seguía estudiando, que si ya como yo era instructor solo me dedicaba a dar clases, no tenia la necesidad de estudiar más.

Mi respuesta fue la siguiente:
“Simplemente como ser humano, uno nunca deja de aprender cosas nuevas, día con día hay un aprendizaje, por muy pequeño que llegue a ser. El hecho de que yo como instructor siga estudiando no es simplemente para ser el mejor maestro que pueda existir en el mundo, es para poder ser una mejor persona a través del entendimiento y conocimiento que puedo tener de mi cuerpo y de las funciones mentales, al poder estudiar mas y conocer mas maestros me doy la oportunidad de poder seguir ampliando mis horizontes, el hecho de poder asistir con un maestro me ayuda a controlar el ego, reconocer que soy parte de algo mas grande que aun mi entendimiento no logra entender completamente, aprender de alguien mas me ayuda a generar esos actos de humildad ante mi propio ser.”

Como personas jamás podemos dejar de aprender cosas nuevas, es por eso que somos el eterno estudiante con virtudes y defectos que con el paso del tiempo se refinarán o simplemente desaparecerán, todo es cuestión de generar esos actos de humildad para poder reconocer que ese aprendizaje no siempre lo podremos hacer por nuestra propia cuenta, necesitamos un guía de vida, pero quien realmente tendrá la experiencia en base a lo aprendido somos nosotros.

      Genera esa oportunidad dentro de ti, crea esos actos de humildad y comienza a aprender de la vida, esos frutos que se nos ofrecen día con día, tómalos y gózalos tal cual y como se presentan.