Blog

El yoga contra el insomnio

      Cuantas veces no hemos sufrido esas interminables noches en donde contar ovejas y rodar sobre la cama sin rumbo alguno son parte de esta rutina y todo gracias al insomnio, por lo cual has intentado interminables remedios caseros sin resultado eficiente alguno, como el maravilloso té de manzanilla o un baño fresco junto con hojas de lechuga, pues puedes ir olvidándote de estos remedios por un buen tiempo.

En la práctica diaria de Yoga lo primero que es necesario aprender a realizar es RESPIRAR; tanto las inhalaciones como las exhalaciones se realizan de una manera controlada y consciente incrementando la capacidad pulmonar en un 20% durante los primeros meses de práctica. El respirar controladamente a un nivel diafragmático más profundo impacta directamente en el sistema nervioso central y periférico relajando automáticamente los músculos cuando se encuentran en tensión, que generalmente esta tensión muscular se le atribuye al estrés. El estrés es de los principales factores que influyen en el insomnio ya que genera sufre de una situación de hiper alerta que dificulta su sueño.

 Según la Dra. Rosa Peraita Adrados, responsable de la Unidad de Trastornos del Sueño del Hospital Gregorio Marañón, en Madrid; “El individuo, antes de acostarse, necesita un tiempo para relajar sus músculos y para que su frecuencia cardiaca y su temperatura corporal disminuya. Antes de dormir tiene que haber un periodo de calma para que la conciliación del sueño se produzca de forma natural y que éste sea reparador”. Efectivamente estos requisitos para poder conciliar el sueño se obtienen de la práctica diaria y constante de Yoga y aún mejor con los ejercicios de respiración (pranayama) involucrados en esta práctica que cada uno de ellos tiene un efecto inmediato en el practicante.

Así que date esa gran oportunidad de poder descansar adecuadamente con un sueño profundo gracias a la maravillosa práctica de Yoga.