Blog

La diversidad de energías

Es difícil llegar a creer cuando alguien te dice que dentro de tu cuerpo energético cuentas con energía masculina y femenina, siendo tu primer respuesta, “pero si yo soy hombre/mujer, solo tengo un tipo de energía”.

Dentro del Yoga se describe al cuerpo sutil como un elemento intermedio entre el alma inteligente y el cuerpo físico que se encuentra compuesto por diferentes canales de energía, siendo solo 3 principales, sushumna (canal principal), ida (energía femenina) y píngala (energía masculina), estos surgen desde la base de la espina dorsal terminando hasta la coronilla de la cabeza, subiendo de una forma entrecruzada en seis puntos, cada uno de estos puntos de cruce son los chakras; a través de estos canales de energía (nadis) fluye la energía conocida como Prana (energía vital).

      Todos los seres humanos contamos con estos canales y por lo tanto sobrellevamos la energía masculina y femenina a cabo todos los días, hay personas que como en todo tenemos desbalances y puede ser que haya un mayor desarrollo de la energía masculina (sin importar si es hombre o mujer) o la energía femenina. La energía masculina se representa como esa entrega total, esa necesidad de ofrecer y dar todo el tiempo, de dar a como de lugar, la energía femenina se representa como esa necesidad de recibir, de estar siempre dispuesto y abierto a una mentalidad mas pasiva. Como todos los excesos cuando hay desbalances en estos canales el prana no fluye adecuadamente y se refleja completamente en el comportamiento. 

El exceso de energía masculina se refleja en las personas con la entrega completa hacia todos dejando de lado el cuidado personal, tratando de atender primero las necesidades de otras personas antes que las propias. El exceso de energía femenina se refleja como un aletargamiento esperando a que todo suceda por si solo o las personas hagan las cosas por ellos. El desbalance de los nadis se cree que a través de las posturas de yoga (asanas) y el control de la respiración (pranayama) permiten desatascarlos para que el prana fluya adecuadamente por todo el cuerpo. Esto a la larga se verá reflejado en la estabilidad emocional y dándote cuenta que eres poseedor de estas energías, masculina y femenina; así que no te espantes si te dicen que tienes un exceso de energía masculina o femenina ya sea tu caso hombre o mujer, es tu energía vital, es la energía que te mueve día a día.