Blog

El eterno estudiante

El eterno estudiante

      El día de ayer uno de mis alumnos me preguntó si yo seguía estudiando, que si ya como yo era instructor solo me dedicaba a dar clases, no tenia la necesidad de estudiar más.

Mi respuesta fue la siguiente:
“Simplemente como ser humano, uno nunca deja de aprender cosas nuevas, día con día hay un aprendizaje, por muy pequeño que llegue a ser. El hecho de que yo como instructor siga estudiando no es simplemente para ser el mejor maestro que pueda existir en el mundo, es para poder ser una mejor persona a través del entendimiento y conocimiento que puedo tener de mi cuerpo y de las funciones mentales, al poder estudiar mas y conocer mas maestros me doy la oportunidad de poder seguir ampliando mis horizontes, el hecho de poder asistir con un maestro me ayuda a controlar el ego, reconocer que soy parte de algo mas grande que aun mi entendimiento no logra entender completamente, aprender de alguien mas me ayuda a generar esos actos de humildad ante mi propio ser.”

Como personas jamás podemos dejar de aprender cosas nuevas, es por eso que somos el eterno estudiante con virtudes y defectos que con el paso del tiempo se refinarán o simplemente desaparecerán, todo es cuestión de generar esos actos de humildad para poder reconocer que ese aprendizaje no siempre lo podremos hacer por nuestra propia cuenta, necesitamos un guía de vida, pero quien realmente tendrá la experiencia en base a lo aprendido somos nosotros.

      Genera esa oportunidad dentro de ti, crea esos actos de humildad y comienza a aprender de la vida, esos frutos que se nos ofrecen día con día, tómalos y gózalos tal cual y como se presentan.

Ver más

El YOGA contra el insomnio

El yoga contra el insomnio

      Cuantas veces no hemos sufrido esas interminables noches en donde contar ovejas y rodar sobre la cama sin rumbo alguno son parte de esta rutina y todo gracias al insomnio, por lo cual has intentado interminables remedios caseros sin resultado eficiente alguno, como el maravilloso té de manzanilla o un baño fresco junto con hojas de lechuga, pues puedes ir olvidándote de estos remedios por un buen tiempo.

En la práctica diaria de Yoga lo primero que es necesario aprender a realizar es RESPIRAR; tanto las inhalaciones como las exhalaciones se realizan de una manera controlada y consciente incrementando la capacidad pulmonar en un 20% durante los primeros meses de práctica. El respirar controladamente a un nivel diafragmático más profundo impacta directamente en el sistema nervioso central y periférico relajando automáticamente los músculos cuando se encuentran en tensión, que generalmente esta tensión muscular se le atribuye al estrés. El estrés es de los principales factores que influyen en el insomnio ya que genera sufre de una situación de hiper alerta que dificulta su sueño.

 Según la Dra. Rosa Peraita Adrados, responsable de la Unidad de Trastornos del Sueño del Hospital Gregorio Marañón, en Madrid; “El individuo, antes de acostarse, necesita un tiempo para relajar sus músculos y para que su frecuencia cardiaca y su temperatura corporal disminuya. Antes de dormir tiene que haber un periodo de calma para que la conciliación del sueño se produzca de forma natural y que éste sea reparador”. Efectivamente estos requisitos para poder conciliar el sueño se obtienen de la práctica diaria y constante de Yoga y aún mejor con los ejercicios de respiración (pranayama) involucrados en esta práctica que cada uno de ellos tiene un efecto inmediato en el practicante.

Así que date esa gran oportunidad de poder descansar adecuadamente con un sueño profundo gracias a la maravillosa práctica de Yoga.

Ver más

La diversidad de energías

La diversidad de energías

Es difícil llegar a creer cuando alguien te dice que dentro de tu cuerpo energético cuentas con energía masculina y femenina, siendo tu primer respuesta, “pero si yo soy hombre/mujer, solo tengo un tipo de energía”.

Dentro del Yoga se describe al cuerpo sutil como un elemento intermedio entre el alma inteligente y el cuerpo físico que se encuentra compuesto por diferentes canales de energía, siendo solo 3 principales, sushumna (canal principal), ida (energía femenina) y píngala (energía masculina), estos surgen desde la base de la espina dorsal terminando hasta la coronilla de la cabeza, subiendo de una forma entrecruzada en seis puntos, cada uno de estos puntos de cruce son los chakras; a través de estos canales de energía (nadis) fluye la energía conocida como Prana (energía vital).

      Todos los seres humanos contamos con estos canales y por lo tanto sobrellevamos la energía masculina y femenina a cabo todos los días, hay personas que como en todo tenemos desbalances y puede ser que haya un mayor desarrollo de la energía masculina (sin importar si es hombre o mujer) o la energía femenina. La energía masculina se representa como esa entrega total, esa necesidad de ofrecer y dar todo el tiempo, de dar a como de lugar, la energía femenina se representa como esa necesidad de recibir, de estar siempre dispuesto y abierto a una mentalidad mas pasiva. Como todos los excesos cuando hay desbalances en estos canales el prana no fluye adecuadamente y se refleja completamente en el comportamiento. 

El exceso de energía masculina se refleja en las personas con la entrega completa hacia todos dejando de lado el cuidado personal, tratando de atender primero las necesidades de otras personas antes que las propias. El exceso de energía femenina se refleja como un aletargamiento esperando a que todo suceda por si solo o las personas hagan las cosas por ellos. El desbalance de los nadis se cree que a través de las posturas de yoga (asanas) y el control de la respiración (pranayama) permiten desatascarlos para que el prana fluya adecuadamente por todo el cuerpo. Esto a la larga se verá reflejado en la estabilidad emocional y dándote cuenta que eres poseedor de estas energías, masculina y femenina; así que no te espantes si te dicen que tienes un exceso de energía masculina o femenina ya sea tu caso hombre o mujer, es tu energía vital, es la energía que te mueve día a día.

Ver más